terroryhumorbyeloy
Disfruta tus diferentes opciones: vida o muerte.  
  Home
  Contáctame :)
  Sección de terror
  => Zapatillas.
  => Videos yume nikki, creepypastas y videovlogs.
  => Sangre Coagulada y maldita
  => La casa del Bosque
  => "Eso"
  => Sección de cine de terror.
  => Top 5 mejores pelis de fantasmas
  => Cuervos
  => Grito de ultratumba
  => La familia que vivía en el sótano
  => El hombre de la Niebla.
  => El Origen de la Casa del Bosque.
  => Crítica, REC 3:Génesis.
  => Lluvia.
  Sección de humor y Paridas Varias.
  Foro Risatemor.
  Secretos del Gobierno y fenómenos paranormales.
  Fotos sobre cosas extrañas (Inactivo todavía)
  Videojuegos Terroríficos.
Las historias están protegidas por copyright, será demandado todo aquel que copie alguna porcion de mis relatos.
Cuervos

La sangre salpicaba la acera al ritmo de las acometidas del cuervo,
que iban y venían y parecía una orquesta macabra. Cuando se oía un golpe contra la cabeza del pequeño Richard, una lluvia de sangre res-
tallaba contra el suelo húmedo de la lluvia, formando el más extraño de los sonidos, el sonido de la muerte.
El cuervo iba, venía y no se detenía, y cuando ya había perforado la débil cabecita de Richard, toda la bandada vino y despedazó su cuerpo infantil de solo cinco años de edad, ya frío y muerto, y se lo co-
mieron macabramente, dedo por dedo, diente por diente.
Pronto los cuervos se esfumaron, y no dejaron rastro de Richard. Su madre pensó que había desaparecido, y lo buscó por todos los sitios,
cerca y lejos, pero no lo encontró.

%%%

Nuestra historia comienza en la localidad montañesa de Greenround,
donde todo eran pastos y tranquilidad, donde la vida era sencilla, y
la gente buena.
Mary apareció por allí en coche un día hacía ya un año, y le gustó
tanto Greenround que se compró una casita humilde y allí vive ahora,
rodeada de árboles pacíficos y vecinos honestos y serviciales, y no
vivía con miedo, hasta ahora.
Pues llegó una época en el pueblo muy especial, que ella no conocía.
Una tradición rural del pueblo, muy arraigada, durante la celebración de Halloween.
El crepúsculo del cuervo.
Le hizo gracia al principio, pero ignoraba como podía repercutir en su
vida, y así pasó, con esa ignorancia, los siete días anteriores a su
ultimo día. Hubo una reunión en el ayuntamiento ese día, a las tres de la tarde.
Todos esucharon al alcalde con atención, y, cuando Mary pensó que
la reunión había terminado, se levantó, pero al ver que nadie se levantaba, Mary, avergonzada, se volvió a sentar. Entonces, el al-
calde dijo:

--- Bien, tenemos que decidir a la persona que pronunciará este año las palabras del sacrificio al Jefe Cuervo. He traído una urna,
en la que depositaréis vuestro nombre, y las colocaremos en columna, alguien dirá un número del 1 al 100 y el número que salga será el ciudadano ¨premiado¨.

Mary se intentó poner la última pensando que no quería hablar en público, pero, no sabía como, acabó de los del medio.
Le tocó el número 42, lo metió en la urna con su firma y se fue a su casa.

El piano sonaba melódicamente dentro de la casa de Mary tres días después, una noche lluviosa del 23 de octubre, cuando lla-
maron a su puerta. Paró de tocar el piano y se dirigió al recibidor,
y allí abrió la puerta.

--- ¿Quién es? --- preguntó Mary.
--- Hola, vengo de parte del alcalde. Ha sido ud. seleccionada para
pronunciar las palabras al Jefe Cuervo --- dijo un hombre que estaba mojado en el umbral de la puerta.
--- Mire, pero yo no hablo bien en público, y además no es nada im-
portante como podría ser algo como la paz en el mundo, asi que si
me disculpa...
Mary iba a cerrar la puerta, pero el zapato del hombre lo impidió. Ahora solo veía del hombre la mitad del cuerpo, del cual el brazo derecho la intentaba agarrar, y forcejeando, Mary consiguió cerrar la puerta, pero oyó gritar al hombre:

--- ¡Bajarán desde los aires y como un desgarro nos matarán a todos!¡Acepta tu destino, puta!

Con estas palabras, el hombre hizo que todos los habitante de
Greenround salieran de sus casas, y con alaridos e insultos, intentaron penetrar en la casa, dando golpes o intentando derribar
las puertas; pero en eso se anticipó Mary, y antes de que llegaran,
ya había tapado puertas y ventanas del primer piso, y no se podía
entrar en la casa.

Día de Halloween.

Mary dormía entre pesadillas y despertaba a ratos, encerrada en el segundo piso de su domicilio, por miedo a salir, ya que sus vecinos
no solo estaban como una cabra, sino que la amenazaban todo el
rato con matarla si salía. Estaban locos. Sus pesadillas no ayudaban nada. Cuervos y miles de cuervos aparecían en sus sueños, grandes y pequeños, y despedazaban niños y hombres y
mujeres, de todas las razas. Posteriormente, se los comían.
Dejando aparte sus pesadillas, los víveres empezaban a escasearle; había llenado garrafas de agua antes de que el pueblo
le cortara los suministros, y tenía comida para unos días, pero agua casi no quedaba.

--- ¡ Sale de casa y dí las palabras! --- gritaba un chico, --- ¡Por favor, te lo suplico! ¡El jefe cuervo te eligió a tí, no fue votación, nos
matarán a todos!

Mary miró por la ventana y vió como poco a poco la gente se unía
al chico, y ya no gritaban insultos, pero si lloraban y pedían clemen-
cia. Mary no los miró más. ¿Habían tenido acaso ellos clemencia?
¿Además, porque se ponían asï por una festividad? Era extraño, pero no se rendiría. Y en cuanto aqullo terminase, Mary se iría para
no volver.

Hora del crepúsculo.

Había oscurecido, y no se oía nada ni nadie en el pueblo. Mary estaba muy extrañada y se acercó a la ventana, a ver que pasaba.
No habia nadie. Las calles estaban desiertas y oscuras, solo iluminadas por la luz trémula de la luna y la luz artificial de las farolas. Pero, pronto, la gente salió en fila india de sus casas y se unieron todos en la plaza que estaba delante de la casa de Mary, donde ahora se alzaba un escenario de madera.
En el cielo se recortaban unas siluetas que surcaban rápido el aire,
y se elevó un llanto general del pueblo cuando los vieron. Varias mujeres se desmayaron y alguna que otra persona murió de miedo,
como pudo notar Mary; y tembló de miedo ella misma, al ver lo que
había bajado del cielo nocturno.
Una figura bipeda de color negro y con las extremidades superiores
como dos grandes alas, aún levantadas. Tenia alguna que otra parte del cuerpo humana, y miró al alcalde que se aproximaba; los cuervos que aún volaban y que estaban hambrientos, intentaron bajar y matarlo, pero esta figura, reconocida por Mary como el Jefe
Cuervo, los detuvo a una señal. Y entonces, sorprendiendo a Mary,
el jefe habló:

---¿Dónde está la humana, Gil? --- preguntó con un toque de odio.
--- Se ha encerrado --- dijo con miedo ,--- Por favor...
--- Sabes cual será el castigo. Olvidaos del niño, y, sobre todo, de
vuestras vidas.

Y con una señal, uno de los cuervos bajó como un relámpago del
cielo y con un picotazo, el cuervo, que era gigantesco, seccionó a
la mitad la cabeza y salió por detrás de la misma, matando al alcal-
de al instante, y el cuervo volvió con los demás, ascendiendo en el
aire.

--- Ahora os toca a los demás --- dijo, y todos los cuervos, igual o más grandes que el otro, bajaron rápidamente, y empezaron a matar a todo hombre, mujer o niño que hubiera. Mary cerró la ven-
tana y se escondió en el baño.

Cuando Mary salió de casa al día siguiente, los cuerpos habían desaparecido, pero había un olor extraño en la población además
de una soledad y regueros de sangre por todo el pueblo. Mary se desmayó, y cuando despertó nunca fue la misma.

Escrito por Eloy, creador de la página web.




Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su mensaje:

Aquí está la hora de tu muerte.  
   
Publicidad  
   
Tenemos sección de humor.  
  Aquí escribiré chistes o paridas que me pasen de personas reales sin mencionar sus nombres reales.  
Tenemos sección de terror.  
  Aquí escribiré textos para llorar de miedo, fenómenos paranormales y puede que suba cortos cuando tenga el material suficiente.  
Creepypastas  
  Muy pronto...  
Hoy habia 1 visitantes (6 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=